Ventajas y desventajas de los métodos para curar hemorroides

¿Cómo es la revisión para saber si tengo hemorroides o algo más?

Durante tu consulta con el especialista en coloproctología el primer paso es hacer una historia clínica detallada con los antecedentes personales, inicio de síntomas y evolución de la enfermedad, y posteriormente, una revisión en una sala de exploración.

La revisión consiste en acomodar al paciente en una posición especial con el fin de preservar la intimidad y facilitar la visualización del ano. Una vez colocado el paciente en la posición correcta, lo siguiente, es hacer una separación gentil de los glúteos, con el fin de visualizar la porción externa del conducto anal, para terminar con un tacto gentil y en caso de ser necesario, realizar una anoscopía para ver el interior del conducto anal.

Estos son algunos de los hallazgos durante la revisión proctológica:

  • Hemorroides externas: se pueden ver de dos tipos: A) forma de pliegue, es un anexo cutáneo y por lo general la única molestia que da es de tipo estético o bien que dificulta el aseo en la zona posterior a la evacuación. B) vascular, esta es un área cutánea con vasos sanguíneos, y puede ser el origen de sangrado o trombosis.
  • Hemorroides internas: estas se aprecian durante la separación gentil de los glúteos pidiendo al paciente que puje (en los grados II y III) o bien, en el caso las de grado IV, como una tumoración que sale del ano y no regresa. Las de grado I no prolapsan más allá del conducto anal, y solo se visualizan por medio de una anoscopía
  • Fisura anal: por lo general la piel del conducto anal en su cara externa es lisa o bien con la presencia de un pliegue cutáneo externo conocido como hemroroide centinela, al mover este hacia un lado, pedir al paciente que puje y separar de manera gentil los glúteos, se visualiza una ulceración que origina dolor intenso y sangrado.
  • Absceso anal: los abscesos por lo general se presentan como una zona roja e indurada en la parte externa del ano, que genera dolor intenso al tacto además de descarga de pus, pero en algunos casos, el absceso está atrapado en espacios cerrados del ano, y solo se logra localizar durante el tacto rectal y en casos extremos se requiere de una resonancia magnética o ultrasonido endoanal de 360 grados.
  • Fistula anal: esta por lo general aparece después de haber tenido un absceso anal, y queda como un área granular en la parte externa del ano, que en ocasiones se mantiene cerrada y en otras abierta, originando salida de material purulento. Al percatarnos de esta lesión, lo que se busca localizar durante la exploración por medio de un tacto rectal, es palpar la glándula interna que es el origen del problema, lo que le llamamos, cripta causal.
  • Neoplasias: estas pueden ser benignas como condilomas o pólipos de recto, o bien malignas como cáncer de ano o recto. Por lo general existe el antecedente de pérdida de peso, cambio en el patrón evacuatorio, adelgazamiento de las heces, y salida de moco o sangre durante la evacuación. Durante la exploración proctológica, se identifican lesiones externas o internas del conducto anal, y se toman biopsias para su estudio y diagnóstico definitivo, en ciertos casos, estará indicada una colonoscopia, recuerda que el diagnóstico de cáncer es siempre posterior a la toma de biopsias y un estudio histopatológico.

Con todo esto, historia clínica y exploración proctología, se puede emitir un diagnóstico correcto y posteriormente ofrecer un tratamiento optimo y definitivo.

Solución a tu problema de hemorroides en Digestiva

En Digestiva contamos con médicos especialistas en coloproctología además de la mejor tecnología diagnóstica y terapéutica para poder solucionar tu problema de manera rápida, sin dolor y definitiva.

¿Quieres saber más sobre nuestros métodos para curar hemorroides? Haz una cita de valoración y deja de sufrir los síntomas que este padecimiento ocasiona.

Haz una cita aquí

Te puede interesar:

¿Cómo saber si tienes hemorroides? Principales síntomas

6 consejos para prevenir hemorroides



0 Comentarios

Escribe un comentario